Se fue unos de los grandes del boxeo latinoamericano: Ultiminio “Sugar” Ramos.

Nicolás Hidalgo (Izq.)  juez internacional de boxeo con Ultiminio Ramos

Por José Cuevas

Correo: jecueva21@gmail.com

 Caracas/Jabeaando.- Ultiminio “Sugar (Azúcar) Ramos, ex campeón mundial peso pluma, que combatió en Venezuela, en 1959, 60, cuando enfrentó y venció a los criollos Sony León, Tony Padrón (luego lo derrotó otra vez en Cuba) y al estadounidense Ike Chestnut.

También se le vincula al boxeo venezolano porque noqueó, y a consecuencia de lo dura del combate, falleció, otro conocido: Davey Moore.

Ultiminio (Izq.) con el conocido comentarista de boxeo Diógenes Carrillo

Moore fue el mismo que Carlos “Morocho” Hernández noqueó en siete rounds  y fracturó la mandíbula en 1960. Luego la leyenda dice que Ultiminio lo agarró blandito y que por eso lo ultimó en la pelea que por título mundial del peso pluma realizaron en 1963.

Esta leyenda, o creencia, que Moore estaba tocado por los puños de Morocho y que eso precipitó su fallecimiento se cae, porque el estadounidense después del nocaut que recibió del pastoreño boxeó tres años,  hizo 19 peleas, todas ganadas.

Pero vamos a centrarnos en el Sugar de Cuba: Falleció este domingo 3 de septiembre del 2017 a los 75 años de edad. Sufría de problemas renales, según informaciones procedentes de México, país en que vivió desde su salida de Cuba luego del año 1959.

Ramos forma parte del Salón de la Fama del Boxeo Mundial, el verdadero, el de la ciudad de Canastota (Estado Unidos), patria chica de Carmen Basilio (El Cebollero de Canastota).

Ramos era un ferviente visitante de las charlas que organiza el Consejo Mundial de Boxeo en Martes de Café.

El triunfo de la revolución cubana trajo consigo la prohibición del deporte profesional en la isla que provocó que varios peleadores arribaran a México, entre ellos Ultiminio, quien poseía un estilo espectacular con muchos movimientos defensivos.

Como profesional consiguió 55 triunfos, 40 de ellos por nocaut, siete derrotas y cuatro empates. En 1963, ante casi 30 mil fans en el Dodger Stadium se convirtió en doble campeón mundial tras doblegar a Davey Moore por los títulos de peso Pluma del Consejo Mundial de Boxeo y Asociación Mundial de Boxeo.