Ricardo Valderrama está de regreso a la élite del judo

Caracas/Deportivas.- Valderrama Pérez siempre ha mostrado un temple para afrontar los retos, ahora está empeñado en hacer el equipo para asistir a la Olimpiada de Tokio, Japón-2020, luego de perderse la pasada cita de Río de Janeiro, Brasil- 2016, por una lesión que lo mantuvo alejado por dos años del tatami.

“Para mí fue un choque muy fuerte porque  había hecho casi todo el ciclo olímpico y una lesión en mi rodilla me alejó de la alegría de representar a Venezuela en el máximo evento del deporte”, dijo Valderrama en su oficina del Instituto Municipal de Deportes y Recreación (Imdere) del Municipio Libertador de Caracas.

El caraqueño, nacido en la parroquia San Juan hace 30 años, sostiene que para esos juegos de Brasil  estaba al 100 % de su capacidad combativa, pero ahora ha regresado con más ánimo que nunca.

Entre sus galardones internacionales tiene medalla de oro en el Panamericano de Judo de San Salvador (El Salvador) 2010.

Plata en el Panamericano de Guadalajara (México) 201; y en los Juegos Deportivos Panamericanos del mismo año, en la misma ciudad azteca, esta vez sí, oro.

Repitió el galardón áureo en los Panamericanos de Judo en Montreal (Canadá) 2012.

“Todo iba muy bien, hasta que en 2013 vino el percance de mi rodilla, resentida en Montreal, y el parón  que me sacó  de mi ruta olímpica a Brasil”, reiteró el judoca de la categoría -66 kilogramos.

Valderrama aprovechó para agradecer públicamente al cirujano Manuel Figueira, del Instituto Nacional de Deportes, quien lo operó de la lesión de los meniscos y ligamentos de la rodilla derecha.

“Gracias a su (del doctor Figueira) excelente trabajo pude reaparecer victorioso para mí en Panamericano de Panamá”, dijo convencido el atleta capitalino.

Valderrama aunque quedó  en el quinto lugar en el mencionado torneo de judo de Panamá, realizado en el mes de abril, lo celebró como si hubiera conquistado una presea de cualquier color.

“Para mí fue excelente. Me sentí completamente recuperado y eso es súper importante en mi empeño de clasificarme para Tokio”.

Otro hecho que  resaltó Valderrama es que pese a la larga vacación obligada que tomó, se mantuvo en su peso: -66 kg.

“Ahora mismo, estoy centrado en mantenerme sano pues voy por el podio en el inicio del ciclo olímpico 2020, los Bolivarianos de (Santa Marta, Colombia)”.

TALENTO PURO

De sus inicios Ricardo refiere que era muy inquieto: “Entonces le recomendaron a mis padres que me pusieran a practicar deportes, a ver si me tranquilizaba. Así comencé a entrenar natación a los 8 años de edad. Luego karate y judo”.

De esta última disciplina de combate o arte marcial, indica que se enserió cuando estaba estudiando bachillerato en la Escuela de Talento Deportivo Germán Villalobos, ubicado en el IND central.

“Entonces hice incursiones en torneos inter clubes y campeonatos nacionales representando al Distrito Capital. Recuerdo mi primer torneo un nacional en Los Teques, gané bronce en la categoría -48 kilogramos, cinturón verde”.

Para el año 2004 entra a la selección nacional juvenil. Para el 2008 ya está en el equipo adulto de Venezuela. Al año siguiente obtiene oro en el Abierto de Judo de Estados Unidos.

Ese mismo año gana oro en la Copa Internacional de Judo Simón Bolívar realizada en la Isla de Margarita, estado Nueva Esparta. También en 2009, oro en Juegos Bolivarianos de Lima, Perú.

Para el año 2010, plata en el Suramericano de Judo; oro en los CAC de San Juan Puerto Rico.

“En toda esta trayectoria, siempre ha  recibido el apoyo de las autoridades deportivas. Primero becado en el deporte escolar. Luego con parte de la Generación de Oro, que me permitió, con mucho esfuerzo de mi parte poder asistir a  mis primeros juegos olímpicos, en Londres (2012)”.

“Fue una gran experiencia en Inglaterra. Sentí la presión que significa un evento de esa magnitud competitiva. Me ubiqué entonces en el puesto 17 del judo mundial, en mi categoría”.

Esa olimpiada del 2012, después de 44 años,  Venezuela subía al primer lugar del podio con la medalla dorada de Rubén Limardo, en la especialidad de esgrima, espada.

“Es lo más hermoso, emocionante que pueda un atleta vivir. Oír y cantar con todos tus compañeros  las notas del Gloria al Bravo Pueblo”, indicó Valderrama.

Por eso, afirma, con fe: “Estoy centrado, enfocado en la Olimpiada de Tokio. Falta mucho todavía, pero esa revancha por haberme perdido la de Brasil 2016, me la voy a cobrar. Ojalá sea con una medalla. Y si es de oro. Mucho mejor”, reiteró el judoca caraqueño.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *