María Tapia primera juez árbitro del boxeo venezolano, ahora impulsa el Mudeven

Por José Camejo Suárez

Caracas/Jabeando/11-12-2017.- Siempre con la mira puesta en el desarrollo del boxeo femenino en Venezuela, la célebre María Tapia. De origen peruano, después de vencer ciertas resistencias que se daban en el entorno de los dirigentes del boxeo nacional, donde debatían el tema, hasta que fue aceptada como alumna en el curso de juez árbitro en esta disciplina deportiva que hasta la fecha 1977 era exclusivamente para hombres.

Cuenta la prestigiosa Tapia  que entre sus más cercanos mentores estaban, el singular Juan Rivas, Amador Burguillos y León Hidalgo, quienes le abrieron las puertas para iniciar un camino que hoy transita un gran número de féminas que muestran en los ensogados sus mejores talentos y cualidades para estar en la cúpula del boxeo femenino mundial como Mayerlin Rivas, María Milano, Ogleidis Suárez, Alys “La China” Sánchez, Ana Lozano, Débora Rengifo, Carolina Álvarez, Kharla Magliocco, primera mujer en participar y ganar un diploma en la olimpiadas y otras tantas que se vienen abriendo paso en el entorno de los ensogados.

María Tapia, expresa su reconocimiento a la destacada actuación de Magliocco como su mayor satisfacción que ha recibido en el lento proceso de la siembra del boxeo femenino en Venezuela. Expresa que en 1977 conoció un grupo de boxeadores venezolanos que participaban en una competencia internacional que se celebraba en Perú, “entonces yo era atleta en pista y campo, de allí surgió una gran amistad con Alfredo Pérez, me vine para Venezuela y tomé la decisión de estudiar la carrera de juez árbitro de boxeo”, dijo al agregar que de eso ya hace 40 años.

Recuerda que la primera vez que subió a un cuadrilátero de boxeo fue cuando, una vez graduada, William González de la Asociación de Boxeo del Distrito Federal la asignó la tarea de arbitrar un combate que se llevaba a cabo en el gimnasio “Gastón Portillo” del IND.

“De allí en adelante me dediqué a trabajar con las primeras boxeadoras de Caracas, un grupo de mujeres de La Vega que entrenaban en el gimnasio “Juan Rivas” ubicado en el velódromo del IND. Las veladas de boxeo se celebraban los días lunes y contábamos con el apoyo de los medios de comunicación que le daban amplia cobertura a estos eventos, recuerdo el programa de TV “Concurso Millonario” con Napoleón Bravo, “Dimensión Humana” por el canal 4 y entre los medios impresos recibimos un gran apoyo del diario El Mundo. Todo esto aunado al estímulo que constantemente nos daba Nicolás Hidalgo, sirvió de apremio para seguir sembrando el boxeo femenino en Venezuela”, relató la pionera Tapia, al agregar que la resistencia que se oponía al principio fue cediendo poco a poco hasta lograr lo que hoy tenemos.

A la vez recuerda que la primera delegación femenina de boxeo que acompañó fuera del país para representar a Venezuela en un intercambio internacional con Perú, estuvo integrada por, entre otras púgiles que ahora no recuerda, Carolina “La Fiera Álvarez, Ana “la Polla de Petare” Fernández y Gladys Suárez, hermana de la campeona Ogleidis. “En este tope entregaron el premio “Fernando Romero” ex presidente del Comité Olímpico Venezolano y para el viaje contamos con la ayuda no nos brindó Francis Terán ex presidente del IND”, recordó.

CON MUDEVEN

Es digno reconocer que la voluntad de pionera de la peruana, nacionalizada venezolana, no pierde vigencia, pues, actualmente viene impulsando la consolidación del Museo del Deporte Venezolano (Mudeven) que preside Johans Apitz, “desde la misma creación del museo venimos impulsando este proyecto. Considero que es una gran necesidad del deporte venezolano que es preciso materializar para preservar la memoria histórica del deporte venezolano”, dijo la incansable trabajadora, al reconocer que la mayor necesidad de esta institución es un local propio donde puedan reposar, las testimoniales históricas de los atletas que han venido ocupando escenarios de alto alcance tanto en el ámbito nacional como internacional.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *