El adiós de uno de los mejores bateadores venezolanos de la historia

Miami/DLA/Jabeando/Deportivas/22-09-2018.- Hace dos años, Víctor Martínez filosofaba en ESPN alegando que el béisbol no sería algo para siempre en su vida. Ahora, a menos de dos semanas de concluir la temporada regular de las Grandes Ligas de 2018, afronta esa realidad. El bateador ambidextro más productivo que ha nacido en Venezuela dirá adiós a la pelota después de 16 temporadas en la gran carpa.

Martínez se despedirá con el uniforme de los Tigres de Detroit, equipo con el que ha jugado desde 2011, y con el que tuvo sin dudas su campaña más impactante, en 2014, cuando quedó en el segundo puesto en la distinción por el premio al Jugador Más Valioso.

Cinco veces invitado al Juego de las Estrellas y dos veces ganador del Bate de Plata, el guayanés de 39 años se marchará como uno de los mejores toleteros venezolanos en la historia del mejor béisbol del planeta.

NÚMEROS IMPACTANTES

Desde que inició su paso en la pelota profesional, Martínez mostró habilidades con el madero.

Ganó dos títulos al Más Valioso y logró la corona de bateo en dos ocasiones antes de ser ascendido a la gran carpa en septiembre de 2002 con los Indios de Cleveland. En esa ocasión, y aunque cueste recordarlo, V-Mart, como se le conoce en Estados Unidos, era receptor.

“Ha pasado mucho tiempo y por eso las personas tienden a olvidarse de que era catcher, y uno muy bueno además”, recordó al Detroit News, Al Avila, gerente general de los bengalíes. “No sólo era un buen bateador ambidextro, sino que era un muy buen jugador en todos los sentidos, alguien completo. Era un estelar”.

Martínez fue hilvanando números impresionantes –y pese a que perdió toda la temporada de 2012 por lesiones– se despedirá entre los líderes ofensivos en la historia de los venezolanos.

Víctor Martínez, dos veces ganador del Bate de Plata.
Víctor Martínez, dos veces ganador del Bate de Plata.

El ambidextro suma 246 jonrones, la sexta cifra más elevada entre sus paisanos, además de 2149 hits, la octava más alta, promedio de bateo de .295 (4to más alto), OPS de .814 (el 7mo entre venezolanos con al menos 4000 viajes al plato) y 1177 impulsadas (5to).

Martínez concluyó con cinco campañas con al menos 100 fletadas, la misma cifra por ejemplo que tuvo Andrés Galarraga, considerado el máximo exponente del poder en Venezuela, al menos hasta el arribo de Miguel Cabrera. Sólo el mismo Cabrera, Magglio Ordóñez y Bob Abreu, lograron más zafras con 100 o más remolcadas.

El exreceptor además tuvo siete contiendas con al menos 20 estacazos, sólo superado en ese rubro por Cabrera (12), Galarraga (10), Abreu (9) y Ordóñez (8).

“Lo que ha hecho es increíble”, rememoró el torpedero venezolano de los Reales de Kansas City Alcides Escobar al Detroit News. “Tuvo una carrera muy especial. Hizo todo lo que tenía que hacer en este deporte”.

Y aunque lo más probable es que Martínez, dentro de cinco años, aparezca una sola vez en la papeleta de la votación para el Salón de la Fama, su OPS de .814, por ejemplo, es más elevado que varias leyendas que están en Cooperstown, como por ejemplo Tim Raines, Andre Dawson, Tany Pérez, Craig Biggio, Cal Ripken y Ryan Sandberg, entre otros.

EL DESPUÉS

A diferencia de otros peloteros, Martínez le dirá adiós definitivo al béisbol. Desde hace algún tiempo lo que tenía en la mente era convertirse en dueño de un rancho y apenas traspase por última vez la línea de fair cambiará el terreno de béisbol por el de la ganadería.

El venezolano adquirió en la primavera de 2016 un terreno de 2400 acres en Okeechobee, alrededor de 130 millas al norte de Miami, en donde al momento de compra ya había 475 cabezas de ganado.

“Todo es muy tranquilo”, dijo Martínez a ESPN. “Nadie te molesta, no escuchas nada, sólo a los animales”.

Pero antes de sumergirse en ese mar de tranquilidad, a Martínez le ha tocado escuchar ovaciones y muchos aplausos en su año de retiro. Así fue despedido hace pocos días en su último partido en Cleveland –en donde jugó los primeros ocho años de su carrera– y así espera que sea en Detroit antes de iniciar una gira por Minnesota y Milwaukee, en donde los Tigres jugarán por última vez este año.

“¿Sabes qué? Me voy a casa feliz”, manifestó.

AÑO INOLVIDABLE

Víctor Martínez tuvo una temporada de 2014 extraordinaria. A sus 35 años, el toletero disparó para .335 con 32 jonrones y 103 impulsadas. Fue líder en las Grandes Ligas en OPS (.974) y porcentaje de embasamiento (.404). Además cosechó más boletos (70) que ponches (41).

¿Su número más sorprendente? Bateó para .337 en cuenta de dos strikes.

Semejante cosecha le permitió quedar de segundo al premio al Más Valioso que ganó en esa ocasión Mike Trout.

DATOS DE V-MART

*Hasta finales de la campaña de 2016, Víctor Martínez bateaba .300 desde ambos lados del plato.

*Martínez se irá con una sólida actuación en la postemporada, en la que promedió para .315 con un robusto OPS de .878. En 39 juegos, disparó seis cuadrangulares y remolcó 22 carreras.

*En 2014 ganó el premio Edgar Martínez, que distingue el mejor bateador designado del año.

*Entre los peloteros activos, tiene el 24to WAR ofensivo más elevado con 37.3, de acuerdo con Baseball-Reference.

*Sus 1177 impulsadas, lo sitúan de séptimo entre los peloteros activos.

*De acuerdo con Baseball-Reference, Martínez ganó poco más de 140 millones de dólares en su carrera.

*En el mejor período de su carrera –entre 2005 y 2014– llegó a batear más de .300 en ocho de nueve temporadas.

*El 16 de julio de 2014, conectó tres jonrones y remolcó siete en un partido en el que se fue de 5-5 ante los Marineros de Seattle.

LOS ELOGIOS

“Cualquier pelotero le da un toque en la espalda a otro un mal momento y le dice que no se preocupe, que lo va a superar. Para mí eso no es un líder. Un líder va y lo exhorta para que siga trabajando. Eso es lo que hace Víctor Martínez. Por eso es un líder”, Ron Gardenhire, manager de los Tigres.

“Él era mi ídolo cuando niño. Y luego cuando llegué a las Grandes Ligas y tuve el placer de conocerlo, fue para mí la mejor experiencia de mi vida. Cuando iba subiendo a las Grandes Ligas quería ser como él. Quería comportarme como él. Jugar 16 años como lo hizo él, esa es mi meta”, Salvador Pérez, catcher venezolano de los Reales de Kansas City.

“En 2014 al final de la temporada estábamos luchando por el título de bateo. Siempre me deseaba buena suerte. Un par de días después de que yo terminé ganando el título, me llamó para felicitarme. Ese es un gran recuerdo para mí. Yo estaba en las menores cuando él estaba brillando en las Grandes Ligas y admiraba mucho la manera en que él jugaba, especialmente la forma en que bateaba. Le deseo lo mejor. Tuvo una gran carrera”, José Altuve, segunda base venezolano de los Astros de Houston.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *