La de Horacio se encuentra lista para derrotar a los machos en el Clásico Simón Bolívar

***La carrera más importante del calendario hípico nacional se disputará el domingo en La Rinconada en distancia de 2.400 metros y premio de 114.750 bolívares

Por Ángel Aponte corro

Caracas/Prensa/Jabeando/Hipismo/25-10-2018.- A medida que se acerca la fecha para la disputa de la edición LXXII del Gran Premio Clásico Simón Bolívar, la competencia hípica más importante del país, programada para el domingo en el hipódromo La Rinconada, en distancia de 2.400 metros y premio de 114.750, crece la expectativa en el ambiente hípico.

La de Horacio, una hija de Big Prairie en Alvalle, por Two Beat, nacida en el haras La Orlyana, que prepara Carlos Alberto Arteaga, tratará de convertirse en la novena yegua en conquistar el importante evento que tradicionalmente se disputa el último domingo del mes de octubre.

La alazana que conducirá el zuliano Jaime “Pocho” Lugo, jinete que ha ganado dos veces esta carrera, tendrá como principal enemigo al estadounidense Tap Daddy, ejemplar que debutó triunfal el Clásico Jockey Club de Venezuela en La Rinconada y mantiene condiciones como para anotarse su segundo triunfo consecutivo bajo la conducción de Robert Capriles y entrenamiento de Germán Rojas.

Mi presentada está en óptimas condiciones y tiene sus mejores actuaciones en los recorridos de aliento”, afirmó el entrenador Carlos Alberto Arteaga que también ensillará a su pupilo Apolo y del que espera destacada actuación.

Le hago un llamado a los aficionados hípicos para que acudan el domingo al óvalo de Coche a presenciar la famosa carreras que debe presentar muchas alternativas durante los 2.400 metros del recorrido”, dijo Arteaga.

El caballo Tap Daddy se mantiene como el principal favorito de los apostadores y sus allegados dan por descontada la victoria.

En su única carrera en el circuito caraqueño ganó sin problemas y se ha mantenido en inmejorables condiciones como para obtener su segunda victoria consecutiva”, destacaron en el establo del caballo estadounidense.

Interesante historial. El Gran Premio Clásico Simón Bolívar se disputó por primera vez en la temporada de 1946 en el recordado hipódromo de El Paraíso con victoria para Seriote, con la conducción de Vicente Alemán.

Desde el triunfo del caballo de procedencia argentina, que defendió los colores del recordado propietario Alfredo París, hasta la victoria de Gran Will, en la edición de 2017, son muchas las anécdotas que ha presentado el largo historial de la competencia reina del hipismo nacional que tradicionalmente se disputa el último domingo de octubre.

Único empate. Unas de las ediciones más emocionantes del Clásico Simón Bolívar fue la de 1971 cuando los ejemplares Paunero, conducido por Adone Bellardi y presentado por Millard Farias Ziadie y Senador, guiado por José Luis Vargas y entrenado por Eduardo Azpúrua Sosa, llegaron empatados a la meta luego de protagonizar un cerrado duelo durante los 600 metros finales.

Senador y Paunero protagonizaron el único empate que registra la competencia. Foto: INH

Senador, un alazán inglés importado por Edmundo Ruiz, defensor de los colores de Carlos Eduardo Mancera Arroyal y Gabriel Angarita Trujillo, que salió como el favorito de la competencia, busco buena colocación desde los metros iniciales y en el poste de los 600 metros trató de distanciarse de sus oponentes, pero no pudo lograr su objetivo debido a que Paunero, un castaño que lucía subido de agrupación y la mayor parte del trayecto la realizó entre los últimos, respondió a las exigencias de su jinete para alcanzar a los punteros adosado a la baranda interior para no darle tregua, venirse en un cabeza a cabeza durante toda la recta final y cruzar la sentencia en el mimo momento que lo hizo su encarnizado rival.

Luego de revelada la reglamentaria fotografía ordenada por el juez de llegada, se confirmó el empate para el primer puesto entre Paunero y Senador, en una inolvidable carera que sigue en la memoria de los aficionados hípicos como una de las más recordadas.

Ocho yeguas lo han ganado. Un total de ocho yeguas han derrotado a los machos en la carrera reina de la hípica nacional.

Pensilvania en 1959, conducida por el ex jinete Gustavo Ávila, fue la primera hembra en doblegar a los machos.

En 1965 Feusinha repitió la hazaña, también con la monta del llamado “Monstruo” de los jinetes en Venezuela.

En una conducción de leyenda por parte del recordado jinete Balsamino Moreira, Trinycarol anotó su nombre en el tope del marcador en la edición de 1982, para que en 1985 Princess Run, guiada por el desaparecido Rubén Huerta se anotara la victoria en cerrado final.

En 1991 Climalba, yegua ganadora selectiva en el hipódromo de Valencia, remató exitosamente en 1991. Green Gold en 1999, Gran Estefanía en 2006 y Bambera en 2009 son las últimas yeguas ganadoras del Simón Bolívar.

El Caribe ahuyentó a los de tres años. Los sustanciosos premios que ofrecen las carreras selectivas que se disputarán durante la Serie Hípica del Caribe, anunciada para la primera semana de noviembre en Gulfstream Park, ahuyentó a los mejores ejemplares de tres años.

Los allegados a Bukowski, candidato al título Campeón de Tres Años y Apistos, ganador selectivos en el óvalo caraqueño, decidieron ir directo al Clásico Internacional del Caribe que tendrá premio de 300.000 dólares y en el que tienen buenas posibilidades de conseguirla victoria.

La de Horacio tendrá un fuerte compromiso en la carrera más importante de la hípica nacional. Foto: CORTESÍA HARAS LA ORLYANA

Senador y Paunero protagonizaron el único empate que registra la competencia. Foto: INH

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *