Marvin Hart de los olvidados

***Su estilo, según cuenta la historia, era espectacular, pero son muy pocos los que recuerdan su calidad arriba del ring

En general, cuando se cita a un campeón del mundo, es conocido por muchos aficionados, o por lo menos se le recuerda en buena parte, pero en esta ocasión el hombre que tenemos en turno es todo lo contrario. Casi nadie sabe que existió, y en esto se incluye una buena cantidad de periodistas.

Estamos hablando del estadounidense Marvin Hart, a cuyo historial pocos han tenido acceso, el cual reinó a principios del siglo pasado como campeón mundial de peso completo, y que dejó escasas huellas –para muchos– de su estancia en ese trono, que ganó cuando tenía 29 años.

A lo largo de su carrera enfrentó y derrotó a varios magníficos rivales que habían sido monarcas del orbe, como Jack Root, Joe Choynski, George Gardner, Filadelfia Jack O´Brien y otros hombres de primera fila en la época en que estuvo activo; sin embargo, no pudo convertirse en un atractivo especial y así ha pasado también a la historia. Muy poco se habla de él, lo que algunos consideran como injusto, si es que se estudia su récord, vida, entrega al oficio y otras de las características que lo llevaron hasta la conquista de la corona.

Y queremos agregar que hubo una víctima más de este peleador, nada menos que el inmortal Jack Johnson, al que derrotó por la vía de los puntos en 20 rounds. Fue ese, sin ninguna duda, el triunfo de mayor mérito que obtuvo en su carrera boxística, y aún así pocos lo reconocieron.

Hart nació en Fern Creek, un suburbio de Louisville, Kentucky, el 16 de septiembre de 1876, y empezó a combatir como profesional en 1899, carrera que duró hasta 1910, cuando decidió retirarse después de caer en tres asaltos frente al noqueador Carl Morris, quien lo envió a la lona una vez en el round inicial y dos más en el ya mencionado tercero.

Fue el primero de cuatro campeones mundiales que vieron la primera luz en el estado mencionado. Los otros fueron Muhammad Ali, Greg Page y Jimmy Ellis, todos pertenecientes a la división grande. Medía un metro con 82 centímetros de estatura, tenía poder en los puños y con calidad general como para recibir el trato que se le dio, y con el que se le ha continuado señalando en el paso de los años.

Cuando él ya se hallaba en la parte importante de quienes combatían en peso pesado, el campeón de la división era otro de los mejor calificados: Jim Jeffries, pero éste, al no tener más rivales, acabó con todos –fue uno de los más destacados que se conocieron–, por lo que decidió retirarse y el campeonato quedó sin dueño. Se fue sin conocer la derrota e indiscutiblemente como el mejor de su peso, aunque años después retornó al ring y perdió por nocaut frente a Jack Johnson.

Tras su abandono del boxeo la primera ocasión, se tomó la decisión de que Hart disputara la corona, y lo hizo contra el exmonarca de los semipesados: Jack Root, pugilista nacido en la entonces Checoslovaquia, pero naturalizado estadounidense y establecido en Chicago. En una batalla anterior entre ellos, Root se había llevado una clara decisión, pero en la revancha todo fue distinto. Marvin Hart, según dicen, combatió como pocas veces lo había hecho, y se coronó mediante un nocaut en 12 asaltos de una pelea que había sido programada a 20, lo que se antojó demasiado para el dominio ejercido por el nuevo monarca sobre el ring, instalado en el Anfiteatro de Reno, Nevada. Como tercer hombre sobre la lona estuvo el extitular Jim Jeffries.

Esto sucedió el 3 de julio de 1905, y el 23 de febrero de 1906, en el estadio Pacific AC de Los Ángeles, perdió la faja en la primera defensa que hacía de ella. Su victimario fue el pequeño canadiense Tommy Burns, quien se impuso por puntos en 20 rounds.

Tras su retiro, Marvin se dedicó a administrar una taberna de su propiedad, combinando esta actividad con la de réferi. Llegó al final de sus días 24 horas después de cumplir 55 años, y dejó un historial de 28 encuentros ganados, 20 de ellos por nocaut, siete derrotas y cuatro empates.

Está sepultado en el Resthaven Memorial Cemetery de Louisville, Kentucky.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *