Recuerdos de José Sulaimán / Una visita que nunca se olvidará

*** Durante la audiencia privada de la fundación no religiosa de nuestro Papa, Scholas Ocurrentes, nos acompañó el actual campeón mundial de peso completo, Deontay Wilder

Durante la audiencia privada de la fundación no religiosa de nuestro Papa, Scholas Ocurrentes, nos acompañó el actual campeón mundial de peso completo, Deontay Wilder, quien fue ahí nombrado embajador de la paz por medio del deporte dentro del programa BoxVal de dicha fundación.


MEMORIA. Deontay Wilder y Mauricio Sulaimán disfrutaron de la recepción con el Santo Padre. Foto: Especial

La presentación que me tocó hacer de Wilder ante el Papa fue muy especial. Permítanme relatar lo que sucedió en la primera ocasión en la que tuve el honor de conocer al Santo Padre. Fue precisamente en una audiencia de Scholas cuando mi hermano Héctor recibió la honorable designación de ser nombrado presidente del Consejo Asesor de Scholas México. Fue entonces que conocimos a las dos personas que iniciaron esta fundación con el entonces cardenal (Jorge Mario) Bergolio en Argentina, hace más de 20 años, José María del Corral y Enrique Palmeyro.

Una noche antes de dicha audiencia, en febrero de 2016, nuestro amigo Román Rodríguez nos platicó del programa FutVal (Futbol con Valores). Le comentamos a José María y a Enrique todo lo que hace el CMB alrededor del mundo con la responsabilidad social, y la cercanía con miles de entrenadores y boxeadores. Así nació BoxVal.


SORPRESA. La plática con el Papa. Foto: Especial

Nunca olvidaré esa primera audiencia con el Papa Francisco, ya que José María tomó el micrófono y me presentó ante Su Santidad, como el presidente del CMB, y le anunció la creación de BoxVal.

Sin tenerlo planeado, me pasó el micrófono para explicarle al Santo Padre sobre éste programa. En ese momento anunciamos la primera pelea por la paz, la cuál se realizó entre un católico, el mexicano Saúl Canelo Álvarez, y uno musulmán, el pakistaní, Amir Khan.

Momentos después, el Santo Padre se levantó a saludar a unos niños que estaban frente a mí, y para mi gran sorpresa, dio un paso hacia donde estaba, y al estrechar su mano, él me dijo: ¡Campeón mundial… pero de peso completo!.

Ambos soltamos una monumental carcajada…


EXPRESIÓN. La gran carcajada. Foto: Especial

Regresando a lo que sucedió este pasado viernes 13 de diciembre, al dirigirme al Papa para presentarle a Wilder, le dije:Éste es el verdadero campeón mundial de peso completo. Y con una gran sonrisa recibió a Deontay, y lo nombró embajador de la paz por medio del boxeo. Wilder es un gran ser humano. Él inició en el boxeo para poder atender los enormes gastos médicos por el nacimiento de su hija Naieva, por el padecimiento denominada espina bífida. Y ha luchado para proveer a su familia, y todo ha sido por amor.

Fuera del ring es un gran hombre. En Roma, él visitó el hospital de niños y dio grandes momentos de felicidad, ilusión y esperanza a muchos pequeños, que luchan por su vida y de la misma forma abrazó y dio fuerza a los padres de los pacientes, quienes sufren así como él padeció durante años con el propio caso de su hija mayor.

¿SABÍAS QUE…?

Italia ha dado grandes boxeadores para la historia de nuestro deporte como Rocky Marciano, así como otro campeón de peso completo, Primo Carnera, y el gran Caballero del Boxeo, el gran monarca de peso medio Nino Benvenuti, entre otros.

ANÉCDOTA DE HOY

Estaba con mi papá en su cuarto del MGM, en Las Vegas. Richard Schaeffer, promotor de boxeo, subió a platicar con él y le pidió darle una oportunidad a un joven prospecto: Deontay Wilder.

Don José le prometió una pelea titular y lo nombró retador oficial al campeonato CMB. Él se fue y no logró ver la coronación, pero se cumplió la promesa, y hoy tenemos al mejor peso completo de las últimas dos décadas, 10 defensas y un récord invicto de 42 ganadas, ¡41 por nocaut! Puedo asegurar que mi padre está sonriendo, orgulloso de su campeón Wilder, embajador de la paz, de BoxVal.

Un comentario sobre «Recuerdos de José Sulaimán / Una visita que nunca se olvidará»

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *