Voces desde el ring en la CIB

Por José Cuevas

Prensa/Jabeando/26-02-2020.- El pasado fin de semana (22 de febrero) se dio otro interesante programa de boxeo en la plazoleta central del Centro Comercial Los Molinos, en Av. San Martín, Caracas, organizado por la Confederación Internacional de Boxeo (CIB) y allí estuvo el equipo reporteril de su periódico digital Jabeando y he aquí lo que dijeron los protagonistas.

El primer lugar el evento no pudo tener mejor inicio: el homenaje rendido por los representantes de la CIB a nuestro primer campeón mundial de boxeo profesional Carlos Enrique Hernández Ramos, o “Morocho” Hernández, el de la parroquia La Pastora.

Al entarimado subieron Johan y Carlitos, hijos de Morocho, quienes en el centro del cuadrilátero mostraron la faja original, en este caso del Consejo Mundial de Boxeo (CMB) porque para el momento en que Hernández ganó la faja al estadounidense Eddie Perkins (18-01-1965), este último era reconocido por el CMB y la Asociación Mundial de Boxeo (AMB)

Apenas mi amigo Ibarra (José, referí de la CIB) me informó que se le iba a rendir un homenaje a mi padre, quizás porque el pasado 18 de enero fue conmemorado el Día del Boxeador en Venezuela, acudí inmediatamente. Es un honor para nosotros recibir este cinturón honorífico de la CIB de parte de su presidente (Dr. Oscar Borges Prim)”, destacó Johan.

Los aficionados reunidos en el C.C Los Molinos correspondieron al homenaje con una salva de aplausos, mientras que el Dr. Borges y los hijos de Hernández mostraban emparejados los cinturones del CMB y el de la CIB.

En el mismo escenario y con igual respeto también fueron entregados los cinturones como campeones honoríficos de la CIB al ex boxeador, ahora entrenador, José Rafael Jiménez, quien realizó más de 50 combates en el sector amateur, vistiendo la camiseta del emblemático equipo de boxeo caraqueño El Santa Teresa.

Este es un impulso mayor para continuar mi labor como entrenador. Será más compromisos para los muchachos, aspirantes a campeones mundiales que entreno en Antímano”, destacó Jiménez.

Asimismo fueron reconocidos con sendos cinturones de la CIB los también entrenadores Orlando Ochoa y Alejandro Sanabria.

TODO EN CASA

La acción boxística la abrieron las hermanas Oropeza, quienes hicieron una exhibición dizque del sexo débil. Fueron tres asaltos donde se dieron (Literalmente) integras (Puños) de verdad estas dos chicas que aspiran ser campeonas mundiales.

Aquí sucedió un dato curioso, pues en la esquina de la ganadora (Aunque sea exhibición trabajaron jueces de la CIB y votaron) Yasneiris Oropeza estaba su mamá Janerelis Miranda. Mientras en el otro rincón estaba dándoles las instrucciones su padre.

Yanerelis Miranda, en la esquina ganadora

Bueno ganó Yasneiris porque es la que tiene mayor experiencia. Ha combatido más. Ahora no fue fácil porque ambas son mis hijas, bueno en la otra esquina estaba su papá. Pero aquí decidieron los jueces. Yo no voté (aunque ella se desempeña como juez de la CIB)”, dijo, con una amplia sonrisa la amiga Janerelis Miranda.

ABRIÓ CON NOCAUT

Debut exitoso en el boxeo profesional, el pupilo de Ildemar Paisán, Williams Viradi, con el periodista José Cuevas

Williams Virardi, pupilo del gimnasio El Campeón de San Martín, debutó en forma contundente al noquear en el segundo round a Wilson Son, en combate del peso semicompleto: Estaba algo nervioso, pero al intercambiar golpes, se me pasó. Por mi categoría, más de 78 kilogramos, no hice muchas peleas en amateur, apenas 16. Estoy en esto (En el boxeo) porque quiero ser campeón mundial. Sé que tengo que trabajar mucho, mejorar mi técnica, porque la pegada viene conmigo”, resaltó sobre su triunfo Virardi.

En el combate entre Yónder Gutiérrez y Rafael Azuaje, pautado a cuatro rounds en el peso mosca, se destacó la labor desempeñada por el árbitro Luis Chang quien paró el combate en el último tramo a favor de Gutiérrez.

Tomé la decisión en vista que Azuaje había dejado caer el protector en dos ocasiones en ese asalto. Ya antes lo había hecho también. Sé que muchas veces se hieren susceptibilidades, pero hay que hacer valer las leyes. Y bueno le tocará al cuerpo colegiado de la CIB decidir si hay alguna sanción para Azuaje por la protesta que armó sobre el ring lanzando golpes contra la esquina”. (Al final, el resultado oficial fue un nocaut técnico favorable a Gutiérrez en ese cuarto capítulo)

Suárez con el profesor Orlando Ochoa celebra su triunfo en el primer round

Otro que mostró dinamita en los puños fue José Suárez que aplicó KOT a Carlos Andara en el mismo asalto inicial. “Hoy estuve pasado de peso (La pelea fue fijada en los 62 kilogramos) Soy un pluma natural (56 kg) Así que a mantenerme metido en el gimnasio y con la ayuda de mi entrenador José Barboza vamos por cosas mejores”.

Suárez recordó que en el campo aficionado hizo casi noventa peleas, pero jamás fue a la selección nacional: “Estuve entrenando en la selección y guantee con Yoel Finol, pero no me dieron chance. Ahora en el profesional espero ser campeón nacional y luego ir por el título mundial. Este triunfo se lo dedico a mi gente de Propatria”.

En la división del peso mediano (72 kg) dieron un combate muy parejo Luis Martínez, el ganador por decisión dividida, sobre William Paraco. “Creo que pude haberlo noqueado, pero me fue difícil rematar. Además tenía instrucciones claras de mi esquina que me tranquilizara y que llevará la distancia”, dijo el vencedor Martínez.

El pegador Martínez con los profesores, Wilmer Mora (Izq.) Y Alberto Salazar

Martínez es oriental, pero se “nacionalizó” en Antímano. Lo entrena Nicolás Hernández. “Hice apenas 27 peleas en amateur y me inspiré en el boxeo en mi paisano Rafael “Pantoño” Oronó”.

JOHAN NO LANZÓ FLORES

El ganador Johan Flores acompañado por el profesor Vinicio Guacache (Centro) y Franklin «El Abuelo» González (Izq.)

En la pelea estelar, el apureño Johan Flores tuvo que apelar a toda su experiencia para derrotar por nocaut fulminante en el quinto asalto a Keiber Salazar, quien parecía, hasta ese momento, tener controlado el combate.

Yo en realidad soy un peso mínimo (48 kilogramos) Me avisaron para pelear en mosca (51.9 kg) y acepté. Pero me afectó eso, además del tiempo que tenía sin pelear. Tengo en profesional 11 peleas y este es mi cuarto nocaut. Pero como dije tenía casi un año inactivo”, expresó Flores.

Flores estuvo casi todo los cinco asaltos tratando de pescar con una derecha volada a Salazar, pero este se escabullía y lo contragolpeaba. Incluso derribo a Flores en el tercero. “Yo tenía confianza que antes del décimo round lo iba a alcanzar. Lo pude sincronizar con un upercut al estómago y allí se acabó la pelea, gracias a Dios, porque estaba bastante cansado”, finalizó el aspirante a mini mosca Johan Flores.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *