La Confederación Internacional de Boxeo realza la figura del invicto (Novena entrega)

Por: Oscar Borges Prim. Presidente
Diurkin Bolívar Lugo. Vicepresidenta / CIB.
Indira Amarista Aguilar. Secretaria Ejecutiva /CIB.
Edición y montaje: Indira Amarista

Prensa/CMB/Jabeando/23-05-2020.- En una de nuestras entregas iniciales, referimos a modo comparativo con el boxeo, como era un tanto difícil que un jugador de Béisbol pudiera retirarse invicto de su carrera profesional, totalmente independiente de su éxito y sus cualidades extraordinarias para ese deporte.

Hoy dedicaremos nuestras líneas a un atleta fuera de serie, que no solo fue un extraordinario jugador de Beisbol de las Grandes Ligas (MLB), sino que destacó como estrella en el Fútbol Americano (NFL), de manera simultánea.

Esta peculiar característica no es muy común en la vida deportiva, ya que si bien, muchos han jugado ambos deportes simultáneamente, son pocos los que han trascendido en lo profesional conservando esta dualidad.

De hecho, sólo siete deportistas profesionales desde 1970 han jugado para un equipo de la NFL y uno de Grandes Ligas. Entre ellos destaca, DEION SANDERS, quien se convirtió en uno de los atletas más completos de los años noventa.

Apodado «Prime Time» y «Neon Deion», este atleta jugó 14 temporadas en la Liga de Fútbol Nacional (NFL) con los Halcones de Atlanta, San Francisco 49ers, Dallas Cowboys, Washington Redskins, y los Ravens de Baltimore y, también tuvo una carrera de medio tiempo en el béisbol como jardinero, durante 9 temporadas en las mayores con varios equipos.

Es así como se convirtió en el único deportista, hasta el momento, en jugar una SERIE MUNDIAL en 1992, con la camiseta de los Bravos de Atlanta y, ganar en 2 oportunidades el SÚPER BOWL. Ya fuera de los terrenos de juego, Sanders fue portavoz oficial de la Sega Sports línea de videojuegos, además de hacer anuncios publicitarios de televisión para empresas como Nike, Pepsi, Burger King, Pizza Hut y American Express. Incursionó en el canto con un álbum de Rap e hizo algunas apariciones en películas.

Fue exaltado al Salón de la Fama del Fútbol Americano y se retiró de la NFL en 2004, para dedicarse a ser comentarista de este deporte. Sin embargo, por jugar en principio deportes colectivos que no solo dependen del brillo o auge de un solo atleta, sino del rendimiento del equipo en general, Sanders lógicamente saboreó muchas veces la derrota, como fue el caso de la serie mundial que jugó con los Bravos de Atlanta que, pese a tener un rendimiento extraordinario durante los juegos su equipo, perdió. En contra partido de ello, en nuestro deporte, el boxeo, de una selecta lista, hemos escogido en esta oportunidad al boxeador JACK McAULIFFE, para realzar no solo su carrera sobre el cuadrilátero, sino también la figura del INVICTO.

«El Napoleón del Anillo», como fue apodado McAuliffe, fue un boxeador irlandés-estadounidense que luchó principalmente en Williamsburg, Brooklyn. Es uno de los pocos campeones mundiales de boxeo en retirarse sin perder. Fue el campeón mundial de peso ligero de 1886 a 1893.

Hizo su primera aparición como un boxeador amateur en 1883. Se volvió poco después profesional, donde se hizo conocido por ser un luchador fuerte, que utilizaba ambas manos, con reflejos «felinos».

McAuliffe quien fue exaltado al Salón de la Fama Internacional, se retiró en 1897, con un récord de 36 peleas profesionales, manteniéndose invicto con 30 peleas, 22 por nocaut; 5 empates y 1 no contest.

Murió el 5 de noviembre de 1937, en su casa, ubicada en la calle Austin en Forest Hills, Queens.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *