La Confederación Internacional de Boxeo realza la figura del invicto (Décima entrega)

Por: Lic. Doris Requena
Lic. Jesús Vallenilla
Edición y montaje:Indira Amarista Aguilar. Secretaria Ejecutiva /CIB

Prensa/CIB/Jabeando/19-06-2020.- Aprovechando la diversificación en la idea de la figura del INVICTO, en esta oportunidad, de la mano de los Lic. Jesús Vallenilla y Doris Requena, director de la Comisión Técnica y juez del organismo, respectivamente, compartimos con nuestros seguidores este completo artículo, a través del cual tomamos como ejemplo al alemán Michael Schumacher, quien a lo largo de la historia del automovilismo, fue uno de los más grandes exponentes de la Fórmula 1, con la mayor cantidad de Títulos Mundiales (7), obtenidos hasta el momento y, un necesario paseo por la historia de este deporte.

Así es como no podemos olvidar a otros importantes personajes en el mundo del automovilismo, como el argentino Juan Manuel Fangio (5 veces campeón de la F1), el francés Alain Prost (4 veces campeón de la F1), Sebastian Vettel (4 veces campeón de la F1 y activo), Ayrton Senna (3 veces campeón de la F1), el austríaco Niki Lauda (3 títulos de F1), el mexicano Pedro Rodríguez “Ojos de Gato”, quien se llevó 2 veces la bandera a cuadros, Jack Brabhan, mecánico de profesión y uno de los pilares durante el nacimiento de la Fórmula 1, constructor del monoplaza con el que conquistó los campeonatos de 1959, 1960 y 1966, Emerson Fittipaldi, quien a lo largo de su carrera subió 35 veces al podio y ganó 2 veces la F1, Jochen Rindt, fallecido en el Gran Premio de Italia a 3 carreras por disputarse, a quien le fue otorgado el título de manera póstuma.

HISTORIA DE LAS CARRERAS AUTOMOVILÍSTICAS

Siglo XIX: Dando un vistazo al automovilismo, no podemos dejar de lado las primeras ideas de carreras automovilísticas, las cuales inician con la carrera de carruajes sin caballos, que tuvo lugar en la ruta de París-Rouen, el 22 de julio de 1894. En esa oportunidad participaron 21 corredores y las escuderías o equipos ganadores fueron las francesas Peugeot y Panhard et Levassor.

La primera carrera verdadera de automóviles se desarrolló en 1897, a lo largo de la costa del lago Maggiore, Italia. Esto llevó a una larga y próspera tradición de carreras en carreteras, incluyendo el Targa Florio en Sicilia (Desde 1906), y el Giro di Sicilia (Vuelta de Sicilia, 1912), los cuales se corrían alrededor de la isla, y continuaron durante y después de la Segunda Guerra Mundial.

En 1899 se organizó en Francia, el Tour de Francia Automovilístico, el cual tuvo como primer vencedor a René de Knyff, conduciendo un Panhard et Levassor. La segunda edición se celebró en 1908 y, no volvería a organizarse hasta 1951.

Siglo XX: En abril y mayo de 1900, el Club Automovilístico de Gran Bretaña, organizó la prueba ThousandMile Trial, un evento de 15 días que unía las principales ciudades de Gran Bretaña. Setenta vehículos tomaron parte en la carrera, los cuales tuvieron que completar trece rutas, que variaban en distancias desde 43 km. hasta 123 km., a una velocidad media de hasta el límite legal de 12 mph. En los días de descanso los coches eran mostrados al público en salas de exposición.

Paralelamente en 1900, James Gordon Bennett, Jr., propietario de los periódicos New York Herald y el International Herald Tribune en París, estableció la “Copa Gordon Bennett de Carreras de Autos en Europa”, una carrera anual que atrajo competidores internacionales. Cada país podía inscribir hasta tres autos. Siguiendo el ejemplo de Bennett, en los Estados Unidos, el acaudalado William Kissam Vanderbilt II, lanzó la “Copa Vanderbilt” en Long Island, Nueva York en 1904.

En 1903 se celebraría también la carrera París-Madrid, pero el gobierno francés la prohibió en mitad del recorrido, debido a una serie de accidentes donde fallecieron siete personas, entre ellas Marcel Renault, hermano de Louis Renault, fundador de la prestigiosa marca de autos Renault.

La carrera fue ganada por el francés Fernand Gabriel. Debido a estas imposiciones, los organizadores de carreras en Europa empezaron a buscar alternativas a las carreras que se disputaban en carreteras abiertas, ya que cada día se veían más difíciles de organizar debido a las prohibiciones de las autoridades, por lo que una de las alternativas que se tomaron fue la de competir en circuitos cerrados, siendo el primero de estos escenarios deportivos, el de Brooklands, en Inglaterra, inaugurado en 1907.

Este año se organizó una de las primeras pruebas de gran distancia, con la carrera que partió desde Pekín hasta Paris, sin una ruta preestablecida, lo cual resultó ser una prueba muy dura y larga, donde los participantes tuvieron que soportar altas y bajas temperaturas.

Los primeros en arribar, Luigi Barzini y el príncipe Borghese, llegaron una semana antes del que llegara en segundo lugar y, como único premio los vencedores recibieron una botella de champán. De allí nació la tradición de celebrar las victorias en el automovilismo, con esta particular bebida.

La otra prueba de larga distancia fue la New York-París, en 1908, organizada por el periódico New York Times, en la que se inscribieron 6 autos: 3 franceses, 1 alemán, 1 italiano y 1 estadounidense. El ganador fue el alemán George Schuster, a bordo de un Protos 1, representando al equipo estadounidense y que partió de Nueva York el 12 de febrero, arribando a París el 30 de julio.

La carrera New York-Seattle de 1909, aunque más corta, no fue sencilla, siendo ese mismo año, el momento en que se construyó el famoso circuito de Indianápolis, con forma ovalada y una distancia de 4.023 km.

El 30 de mayo de 1911 se celebró la primera edición de las “500 Millas de Indianápolis”, considerada como una de las carreras más importantes del mundo, la cual tuvo como ganador a Ray Harroue, con un Marmon Wasp de 6 cilindros a un promedio de 120 km/h.

En los años 20, la AIACR (Association Internationale des Automobile Clubs), en español, Asociación Internacional de Clubes de Automóviles, creó la denominación Grande Épreuve para los premios más importantes del mundo. En esa década y en la siguiente, se organizaron dos campeonatos, el Campeonato Mundial de Fabricantes entre 1925 y 1930 y el Campeonato Europeo de Pilotos en 1931, 1932 y entre 1935 y 1939, sin embargo muchas carreras eran canceladas, no se respetaban los reglamentos, por lo que varios de estos campeonatos no fueron finalizados.

El Gran Premio de Mónaco de 1933 fue la primera vez en la historia del deporte de motor, en que el orden de partida fue decidido por los tiempos de clasificación, en vez de la suerte.

En 1946, inmediatamente después de la Segunda Guerra Mundial, solo hubo cuatro carreras con denominación de “Gran Premio”. Las reglas para los campeonatos mundiales de Grandes Premios ya habían sido establecidas antes de la Segunda Guerra Mundial, pero llevó varios años más de espera su concreción, hasta que, en 1947 la antigua AIACR se reorganizó, tomando el nombre de “Federación Internacional del Automóvil (FIA)”. Con sede central en París, al final de la temporada de 1949 anunció que para 1950 unirían varios Grandes Premios nacionales para crear la Fórmula 1, con un Campeonato Mundial de Pilotos.

EL PILOTO CON MÁS TÍTULOS GANADOS EN LA FÓRMULA 1

MICHAEL SCHUMACHER, oriundo de Alemania, nacido el 3 de enero de 1969, conocido en los circuitos como “El Kaiser”, fue piloto de las escuderías: Jordan, Benetton, Ferrari y Mercedes Benz.

Al inicio del siglo XXI no tenía rival en las pistas, acreditándose el triunfo en 5 campeonatos consecutivos de Fórmula 1 (2000 – 2004r). Su impecable carrera en las pistas, lo convirtió en el piloto con más victorias en la historia, con 7 títulos en su haber (1994, 1995, 2000, 2001, 2002, 2003 y 2004), además de ser el que más banderas a cuadros se ha llevado.

En el año 2012 fue la última visita al podio de la Fórmula 1 por parte del piloto alemán, debido a su abrupto retiro como consecuencia de un accidente ocurrido el 29 de diciembre de 2013, al caer en una pendiente y golpeando su cabeza contra una roca, cuando este se encontraba esquiando. Este desafortunado acontecimiento dejó al corredor en estado de coma, 6 meses después en junio de 2014, se dio a conocer que iniciaría “una larga fase de recuperación”.

Aparte de su trayectoria como piloto de la Formula 1, Schumacher también destacó como futbolista jugando como profesional en el equipo Echinches de Suiza y, participando en eventos de caridad tales como El Tributo a Nelson Mandela, en el cual anotó un Gol y, el partido “Contra la Pobreza” en 2008 en el estadio “La Rosaleda de Málaga”. A esto se suma un entrenamiento en 2009 con la Sub 20 de puerto Rico, donde anotó 2 goles.

Se pierde de vista el gran talento del piloto alemán, que le hizo merecedor de 7 títulos mundiales y que a la fecha lo consagran como el mejor de todos los tiempos, pero no podemos olvidar la importancia del gran talento humano necesario para consumar cada victoria, tal es el caso del equipo de escudería, conformado por ingenieros mecánicos, asistentes y personal de picks, además del automóvil que se utiliza como herramienta para llevar a cabo la práctica de este deporte, pese a todo lo cual, no es garantía de lograr el retiro como imbatido en el deporte de los motores.

En contraste a esto, el boxeo, con menos logística y maquinaria que, de cualquier manera encarecen la práctica de cualquier disciplina, es un deporte que permite a sus practicantes, la posibilidad de retirarse de la vida profesional como INVICTO, tal y como lo hemos referido en anteriores entregas, obviamente también acompañados de un equipo, como son el entrenador y la esquina del boxeador, pero donde predomina la esencia, el talento, el trabajo y el esfuerzo del atleta.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *