Taekwondo: Campeón en Barcelona 1992 / Arlindo Gouveia: 28 años de su “Ciclo Olímpico” perfecto

***Hoy se conmemora un año más del segundo oro olímpico de Venezuela.

***El 4 de mayo de 2018 esta medalla fue reconocida como oficial por el COI.

Puerto La Cruz, Anzoátegui/Prensa/FVT/Jabeando/Deportivas/04-08-2020.- El 4 de agosto de 1992 el falconiano hijo de portugueses, Arlindo Gouveia, le dio a Venezuela la segunda medalla olímpica en su historia al colgarse el oro en los -54kg del taekwondo de los Juegos Olímpicos celebrados en Barcelona, España, un logro que le mostró al mundo el alto nivel de este arte deporte y de las artes marciales para la época.

Esta medalla, marcada junto a la de Adriana Carmona en ésa cita olímpica desde el día anterior (3 de agosto del 92’) por el estigma de haber sido conquistadas bajo la tilde de “demostración” producto de haber sido la segunda edición de prueba del taekwondo en la historia del programa olímpico, fue reconocida por el Comité Olímpico Internacional, y desde el 4 de mayo de 2018 goza de oficialidad en el web site https://www.olympic.org/, ente difusor oficial del movimiento olímpico, así como la valoración de los organismos que rigen el taekwondo mundial.

Gouveia comparte el sitial de honor del olimpismo nacional junto a Francisco “Morochito” Rodríguez, campeón en México 68’ y Rubén Limardo, coronado en Londres 12’.

CICLO PERFECTO

Gouveia logró lo que muy pocos atletas conquistan: convertirse en campeón olímpico tras cumplir un ciclo perfecto con triunfos absolutos en Bolivarianos Maracaibo 89’, Centroamericanos México 90’, Campeonato Panamericano Bayamón 90’ y en los Juegos Panamericanos de La Habana 91’, por tal razón, llegó al “Palau Blaugrana” de la ciudad culé como uno de los rivales a vencer por la pléyade de figuras en la llamada época dorada del taekwondo mundial.

Lograr ése nivel técnico que te posibilite ganar uno a uno los juegos que componen el ciclo olímpico es una gesta que le da un plus al logro de Arlindo en el 92’. Fueron años de mucho sacrificio de su parte, de mucha entrega y de mucho compañerismo por todos los que integraron esa selección nacional pionera y que marcó historia”, recuerda con orgullo el GM Hung Ki Kim, hoy presidente de la fevetaekwondo, pero hace 28 coach y campeón olímpico junto a Arlindo, Adriana Carmona (bronce) y Carlos Rivas (5to), tres resultados altamente impactantes para el taekwondo panamericano de los 90’.

Como competidor, Gouveia fue campeón oriental entre 1982 y 1991, lo que le permitió representar al estado Anzoátegui en competencias nacionales infantiles (campeón 1980-85), juveniles (86-87) y adulto (86-1992)

En el ámbito internacional, su cadena de triunfos inició en la Copa Azteca de México 87’ con una medalla de bronce, pero rápidamente, luego de celebrar una medalla de oro en un Abierto Mundial en Ponce, Puerto Rico, se colgó el oro en el USA Open de 1990, un año después de hacer un excelente campeonato mundial de Corea del Sur, donde, tras el desempeño del equipo nacional, Venezuela se llevó el Galardón “Espíritu de Combate”.

Arlindo sólo hizo un ciclo olímpico y lo hizo perfecto: campeón bolivariano en Maracaibo 89’; Centroamericano en México y Panamericano de Bayamón, ambos en el 90’; ganó dos medallas en Juegos Panamericanos Indianápolis 87’ (plata) y La Habana 91’ (oro).

Maracaibo 89’: Los XI Juegos Bolivarianos se desarrollaron en Venezuela, en la ciudad zuliana de Maracaibo del 14 al 25 de enero de 1989. Ése año, el taekwondo venezolano inició su hegemonía en la cita multideportiva que rinde honores a Simón Bolívar y Arlindo Gouveia fue protagonista, venciendo en la final de los 50kg al boliviano Luís Mercado en un podio completado por el colombiano José Briceño.

Mundial Seúl 89’: En este, su primer mundial, el falconiano avanzó hasta cuartos de final, ronda en la que enfrentó a uno de los “Cinco Magníficos del taekwondo Mundial”, el coreano Kwon Tae Ho, ganador de absolutamente todos los eventos del circuito olímpico. En aquel combate, Gouveia tumbó repetidamente al asiático, que venía de ser campeón olímpico un año antes, en Seúl 88’, pero terminó cediendo en el torneo donde Venezuela se llevó el Trofeo “Espíritu de Combate”. También participó en el mundial de Atenas 91’.

Centroamericanos México 90’: el debut del taekwondo nacional en Juegos de la Organización Deportiva de Centroamérica y el Caribe fue en territorio azteca, donde nueve naciones disputaron el primer título del taekwondo en 1990. Aquí, Arlindo derrotó en la final al cubano Amaury Bautista, una de las figuras continentales de la época. Los bronces fueron para José Brito (DOM) y Juan Citrón (PUR). Venezuela fue subcampeona en la cita caribeña gracias al oro de Gouveia (FIN), Carlos Rivas (Fly), Gerardo González (Feather), George Kajakajian (Middle) y Adriana Carmona (Middle)

Panamericano Bayamón 90’: El 6 de septiembre de 1990 Arlindo logró su primer oro continental al derrotar en la final de los 50kg al doble subcampeón olímpico, Juan Moreno (USA), en el Campeonato Panamericano de Bayamón, Puerto Rico, competencia en la que Venezuela alzó el título por equipos por primera vez en su historia.

Panamericanos La Habana 91’: Gouveia llegó a los Juegos Panamericanos de La Habana 91’ a sacarse la espina de hace cuatro años, cuando cedió en la final de Indianápolis 87’ ante el local estadounidense Dae Sung Lee, un coreano nacionalizado que despuntó entre los 80 y 90. Así las cosas, Arlindo tuvo un camino duro en suelo cubano donde impuso su poder en el dojang ante la estrella mexicana Agustín Ayala para quedarse con el oro de los 54kg. Luís Flores (PER) y Diego Yánez (CHI) completaron aquel podio.

ORO Y GLORIA

El venezolano, de tan sólo 20 años, tocó la gloria y catapultó al taekwondo criollo a lo más alto tras dar el batacazo en los -54kg y proclamarse campeón olímpico luego de sorprender con su arrolladora velocidad a sus pares de Francia, Korea e Indonesia el 4 de agosto del 92’ en el Palau Blaugrana, sede de la competencia en los olímpicos de Barcelona.

Inició su periplo ante el francés Thierry Dedegbe, a quien superó 4-2 en cuartos de final. Más tarde, en semis, afrontó y ganó una final adelantada ante el coreano campeón mundial y asiático (Santander 1990 y Kuala Lumpur 1992) Seo Sung-Kyo.

En la gran final, Gouveia enfrentó y derrotó al indonés Talumewo 2-1 para convertirse en el primer campeón olímpico del taekwondo sudamericano, sitial que ocupó durante dos décadas (Londres 2012) y que ahora comparte con el argentino Sebastián Crismanich.

Venezuela estuvo representada en Barcelona 92’ por 29 deportistas, tres de ellos del taekwondo: Gouveia (-54kg), Carmona (+70kg) y Carlos Alberto Rivas (-64kg).

En aquella edición, Venezuela cerró en el sexto lugar del medallero general del taekwondo olímpico, y nuestro país sumó diplomas en manos del púgil David Serradas (mosca -51kg), el pesista Humberto Fuentes (-52kg) y los judocas Wilis García (-60kg), María Villapol (-48kg) y Xiomara Griffith (-61kg)

ASÍ LO RECUERDAN:

Carlos Rivas, pentacampeón panamericano: “La gente recuerda la medalla, pero poco el sacrificio que Arlindo tuvo que hacer en ésa época dónde su rival más fuerte era el peso. Le costaba mucho bajar y hacer el peso, por eso teníamos que entrenar tanto, como leones, porque debíamos estar a la altura de ése compromiso. Él siempre estuvo concentrado en el oro, sobre todo ante el koreano, que fue una final adelantada. Ésa medalla visibilizó a Venezuela en el mapa del taekwondo mundial”.

Grand Máster Hong Ki Kim, fundador del taekwondo olímpico en Venezuela: “Mi hermano menor Hung Ki (Kim) y yo estructuramos una estrategia de combate para derrotar al coreano basándonos en los errores del rival. En ésos segundos clave que te dan una oportunidad de marcar puntos, salir, evadir. Arlindo hizo todos los méritos para ser el campeón en ésa ocasión. Dimos un golpe de autoridad que nos mereció la felicitación y el reconocimiento del mundo entero”.

Grand Máster Hung Ki Kim, presidente de la Federación Venezolana de Taekwondo: “Indudablemente que el oro de Arlindo y el bronce de Adriana (Carmona) para nosotros fue algo que cambió la forma de vernos en Venezuela y el mundo. Nos ganamos el respeto, nos empezaron a tomar en cuenta y ya dejaban de vernos como el ‘karate coreano’, que era como nos llamaban. El logro de Arlindo permitió que nos afianzáramos en todos los niveles del sistema deportivo nacional, que atletas se inspiraran y se sumaran al taekwondo. Es sin duda nuestro logro más grande y lo que nos da fuerza para seguir luchando”.

Adriana Carmona, doble medallista olímpica: “Esta medalla marcó un antes y un después, porque fue la primera vez que cualquier taekwondista derrotaba a un coreano en un evento oficial como Juegos Olímpicos, y Arlindo lo hizo y más aún, le arrebató el oro a Corea del Sur en ésa que era la categoría de honor para ellos. Fue algo que causó un revuelo increíble del que hoy por hoy todavía se habla”.

¡ORO ES ORO!

En Barcelona 1992 el taekwondo compitió por segundos Juegos Olímpicos al hilo como deporte de exhibición, razón por la cual las preseas de oro y bronce labradas por Gouveia y Adriana Carmona (primera venezolana en colgarse un metal olímpico) fueron tema de debate en cuanto a su oficialización, un status que llegó 26 años después, cuando el pasado 4 de mayo de 2018, el Comité Olímpico Internacional reconoció a través de su web site el oro de Gouveia y el bronce de Carmona como puntuables al medallero de Venezuela en los Juegos Olímpicos.

Venezuela registra 17 medallas en Juegos Olímpicos desde 1948 hasta Río 2016, tres de ellas de oro labradas por los puños de Francisco “Morochito” Rodríguez en boxeo (México 68’), Gouveia en taekwondo (Barcelona 92’) y Rubén Limardo en la esgrima de Londres 2012.

Nosotros siempre lo dijimos: ¡ORO ES ORO!”, recalca Arlindo. Y agrega: “En este momento, creo que lo mejor que me ha dejado el taekwondo fue la posibilidad de ver crecer a tantos atletas y amigos inspirados por aquella hazaña que logramos en tiempo similares a estos: llenos de dificultades y necesidades”.

En Barcelona 1992 compitieron 64 hombres y 64 mujeres de 27 naciones bajo el sistema de eliminación simple. Arlingo ha sido el primer atleta del mundo en su categoría, los 54kg, en derrotar a un coreano en la historia de los Juegos Olímpicos, con su victoria en semifinales frente al campeón mundial estudiantil Sung-Kyu.

Como coach, su aporte a los resultados de Anzoátegui en el país ha sido incuestionables durante décadas, y también fue parte del equipo técnico que guio a Adriana Carmona y Dalia Contreras en los juegos Olímpicos de Atenas (2004) y Beijing (2008) a sumar los otros dos metales de bronce del taekwondo venezolano.

Cuenta con medallas en Campeonatos Mundiales y Juegos Panamericanos, así como en todos los eventos que componen el ciclo olímpico.

Hoy día, el miembro del Salón de la Fama del Deporte Venezolano, está radicado en España junto a su familia.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *