La Pelea del Siglo (Video)

Video: cortesía Boxeo Maravilla en Youtube

Por: Lic. Juan Luis Orta.
Juez de Boxeo Profesional y Amateur
Profesor del idioma inglés
C.I.B.

Prensa/CIB/Jabeando/14-09-2020.- Tuvo lugar entre LUIS ÁNGEL FIRPO (Argentina), bautizado por el legendario periodista estadounidense Damon Runyon, como “el Toro Salvaje de las Pampas”, debido a la guapeza con que suplía sus escasos recursos técnicos y, el campeón invicto JACK DEMPSEY (EEUU), el  “Matador de Manassa”.

Jack Dempsey cae a través de las cuerdas durante la pelea de peso pesado contra Luis Firpo en el Polo Grounds en la ciudad de Nueva York el 14 de septiembre de 1923. Dempsey retuvo su título en un nocaut en el segundo asalto contra el «Toro salvaje de las Pampas». Crédito: AP

El combate fue llamado así desde que el promotor Tex Richard hizo el correspondiente anuncio y, se efectuó el viernes 14 de septiembre de 1923, ante unos 85.000 espectadores que se dieron cita en el estadio Polo Ground de Nueva York.

El precio del Ring Side fue de 50 dólares y se alcanzó un récord de recaudación de 1.188.603 dólares. Por su parte las apuestas favorecían a Dempsey –de 27 años de edad– por 3 a 1.

El campeón se alzó con una bolsa de 509.000 dólares, mientras que el púgil argentino recibió 156.250 dólares.

Con las limitaciones mediáticas de la época –sin radio ni televisión– el resultado del combate seria informado a los fanáticos, en algunos lugares públicos, mediante un reflector, que a través de un sistema de luces, señalaría concretamente el nombre del ganador. Si aparecía luz blanca, era porque había ganado Firpo. Si por el contrario, se encendía la luz roja, anunciaba la victoria de Dempsey.

De esta forma llegaron las primeras noticias: “¡Dempsey ha sido lanzado fuera del ring!”. El entusiasmo del público fue delirante. Se esperaba la confirmación de la noticia que podría significar la conquista del título máximo. Pero ésta nunca llegó. Por el contrario, las informaciones posteriores dieron cuenta de la victoria del campeón.

Firpo, quien había subido a combatir con el húmero fracturado y sin que nadie lo supiera, cayó siete veces a la lona durante el primer round y dos en el segundo, en el cual perdió por nocaut.

Pero lo insólito de todo fue que a los dos minutos y medio del primer round, luego de su séptima caída, Firpo se recuperó y con un golpe poco ortodoxo lanzó fuera del ring a Dempsey, ante cuyo poder habían caído todos cuantos intentaron arrebatarle el título mundial de los pesados.

Con la ayuda de asistentes y periodistas el campeón subió al cuadrilátero tras 17 segundos beneficiado por la pasividad del árbitro de la pelea, Johnny Gallagher, quien no atinó a realizar la cuenta reglamentaria de diez segundos.

Hubo mucha controversia por ese hecho y Gallagher fue suspendido durante cinco semanas por la Comisión Municipal de Nueva York.

Aquella noche, Firpo perdió la oportunidad de lograr el título mundial y se transformó en el primer “campeón moral” en el sentir de los aficionados argentinos. En su homenaje, cada 14 de septiembre se celebra en la Argentina el Día del Boxeador.

Vino la pelea Firpo-Dempsey y en cada casa se lloró y hubo indignaciones brutales, seguidas de una humillada melancolía casi colonial”. Así dice un fragmento de Circe (1951), de Julio Cortázar, en el que hace referencia a dicho encuentro.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *