Reconocimiento a Carlos Palomino

Prensa/CMB/Jabeando/21-11-2020.- El sonorense Carlos Palomino está considerado entre los mejores pesos welters nacidos en México, e incluso se le compara con los más brillantes mexicanos que han obtenido un título mundial.

Palomino nació en San Luis Río Colorado, Sonora, el 10 de agosto de 1949 y empezó su carrera profesional en 1972. El escenario fue el histórico Olympic Auditorium de Los Angeles, lugar en donde dio forma a la mayor parte de su carrera.

Carlos y su familia llegaron a radicar a Estados Unidos cuando el primero de ellos era todavía un adolescente y desde entonces él cuenta con las dos nacionalidades (mexicana y estadunidense).

Como boxeador amateur tuvo un desempeño extraordinario que lo llevó a convertirse en campeón welter de la Armada Norteamericana.

Después de eso y siempre bajo la dirección del manager Jackie McCoy y del entrenador Noe Cruz, y de hecho se convirtió en un ganador permanente imponiéndose a los mejores de su división, entre ellos Armando Muñiz, Hedgemon Lewis, Davey Green, Everaldo Costa Azevedo, Ryu Sorimachy (esta fue la primera pelea de un campeón mundial mexicano en Las Vegas, el 11 de febrero de 1978) y René Arredondo, entre muchos otros.

La campaña victoriosa emprendida por este extraordinario pugilista lo llevo a disfrutar el título mundial de peso welter, y a ganarlo mediante un nocaut sobre el británico John Stracey el 22 de junio de 1976 en Londres, Inglaterra. Stracey se había coronado noqueando en la ciudad de México a José “Mantequilla” Nápoles siete meses antes.

El sonorense con buena técnica, fuerte pegue y durante toda su campaña en excelente forma física realizó ocho defensas de la corona.

El campeonato lo perdió mediante una discutida decisión dividida frente al puertorriqueño Wilfred Benítez el 14 de enero de 1979 en San Juan Puerto Rico.

Después de eso sostuvo una pelea más con el panameño Roberto Durán, la que perdió por puntos el 22 de junio de 1999. Ahí mismo tomó la determinación de retirarse.

Sin embargo, todavía los aficionados habrían de disfrutar de su clase y espectacularidad.

Este púgil norteño nunca dejó de entrenar después haber dado por terminada su carrera e increíblemente retornó a los cuadriláteros 18 años después cuando él había cumplido 47 años de edad, y lo hizo también en forma por demás plausible dentro de su división de siempre, las 147 libras y empezó a ganar de nuevo imponiéndose por nocaut a cuatro de los mejores californianos de entonces hasta que perdió una decisión, el 30 de mayo de 1998, con el clasificado Wifredo Rivera y ahí decidió irse definitivamente del deporte de sus amores.

Con su dominio del idioma inglés, inteligencia y algunas características que lo hacían actuar aceptablemente fue contratado muchas veces para aparecer en filmes de Hollywood, corto metrajes y apareció en anuncios publicitarios. Labores en las que sigue activo.

Cuando se retiró en definitiva su historial quedó en 31 combates ganados, 19 de ellos por nocaut, 3 empates y 4 derrotas. Esta considerado entre los mejores boxeadores mexicanos de todos los tiempos y forma parte de la Galería de los Inmortales conocida como El Salón de la Fama de Canastota, a donde ingreso en 2004.

Esta noche será objeto de un homenaje más que merecido en su tierra natal, San Luis Río Colorado  por los aficionados locales y desde luego por el Consejo Mundial de Boxeo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *