Canelo promete una pelea perfecta y cumple con creces al noquear en Miami

*** El mexicano le propina una paliza al turco Yildirim, lo acaba en tres asaltos en una noche mágica y ahora busca la unificación de la corona de las 168 libras

Por Luis F. Sánchez

Miami/Prensa/DLA/Jabeando/01-03-2021.- Saúl “Canelo” Álvarez había prometido una pelea perfecta y cumplió con creces. En una contundente demostración de efectividad, el mexicano derrotó por KO técnico al turco Avni Yildirim y retuvo sus coronas de la Asociación Mundial de Boxeo y el Consejo Mundial de Boxeo, la noche del sábado en el Hard Rock Stadium en Miami.

El turco no salió a combatir en el cuarto asalto luego de haber recibido duro castigo durante los tres rounds previos.

En realidad nos quedamos con las ganas de un poco más porque fue una noche espectacular, con todos los ingredientes del espectáculo como solo sabe hacerlo Miami.

Solo faltó más determinación de Yildirim, porque sin golpear ni moverse a los lados no tenía ninguna opción de resistir muchos rounds.

Hice lo que tenía que hacer”, expresó Canelo. “No me importa si es más alto, o más bajo, vengo a hacer mi trabajo, ganar y hacer historia. Me siento muy fuerte y rápido. Estoy en mi mejor momento”.

Canelo comenzó golpeando al cuerpo y a la cabeza de Yildirim y trabajaba bien con su izquierda. El turco lucía sólido, pero su problema era que no atacaba mucho y en cambio el mexicano desde el principio entró a demoler y colocó muy buenos golpes colándose entre la cerrada defensa de su rival.

Apenas en dos rounds, Yildirim tenía el pómulo izquierdo hinchado y, con su velocidad y contundencia, Canelo parecía tener controlada la noche.

En el tercer asalto, una combinación de izquierda y derecha de Canelo tiró por primera vez a la lona a Yildirim.

El turco Avni Yildirim cae a la lona ante una serie de golpes del mexicano Saúl
El turco Avni Yildirim cae a la lona ante una serie de golpes del mexicano Saúl «Canelo» Álvarez en el tercer asalto de la pelea que se disputó el sábado 27 de febrero en Miami. Foto: Ed Mulholland/ Matchroom Boxing/Cortesía

Mientras que el mexicano hacia todo bien, el turco ofrecía blancos perfectos para un rival movedizo, agresivo y castigador.

Yo peleo con los que sean, siempre peleo con los mejores”, expresó Canelo. “Este era el paso mandatorio para la pelea unificatoria».

Eddie Hearn, director gerente global de Matchroom Boxing, la promotora de la velada, quedó encantado con el espectáculo montado. “Hemos vivido una jornada boxística en el marco de una gran atmósfera”, explicó. “Se agotaron todos los boletos disponibles y seguiremos apoyando a Canelo en su lucha por seguir haciendo historia”.

El próximo paso del mexicano será enfrentar al británico Billy Joe Saunders, campeón de la Organización Mundial de Boxeo, en un combate unificatorio.

Billy Saunders es muy difícil. Voy a ir por él y unificar el título”, expresó el mexicano. “Todos quieren una pieza de Canelo, pero no se las voy a dar. Soy un boxeador muy maduro”.

Realmente, Canelo demostró la noche del sábado que es el ídolo indiscutible del boxeo en estos momentos, no por algo el portal BoxRec lo ubicó en febrero como el mejor boxeador del mundo libra por libra.

En Latinoamérica y en el mundo nadie ha logrado unificar los títulos en 168 libras”, dijo Canelo. “Quiero ser el primero. Yo quiero hacer mi propia historia, respeto a los demás”.

Hace seis años que Canelo (55-1-2, 37 KOs) se mantiene invicto y peleaba el sábado por segunda vez en 70 días luego de haber vencido al inglés Callum Smith, a quien arrebató las fajas mundiales en las 168 libras.

Yildirim (21-3), en cambio, hacía dos años que no peleaba, y ese lujo es una temeridad si uno sube al ring para enfrentarse a una trituradora como Canelo.

Era la primera vez que el Hard Rock Stadium era el escenario de una cartelera de boxeo. Y pese a las restricciones por el coronavirus el público respondió y ocupó el 20 porciento de la capacidad del estadio que estaba permitido.

Los protocolos fueron rigurosos. A todos los asistentes se les tomó la temperatura y los reporteros, además, tuvieron que pasar la prueba del COVID-19.

En torno al ring no se permitieron fotógrafos ni reporteros, solo estaba la gente de Matchroom Boxing.

Esta foto del folleto publicada por Matchroom muestra el anillo siendo desinfectado antes del evento principal, Canelo vs Yildirim en el Hard Rock Stadium en Miami Gardens, Florida, el 27 de febrero de 2021.
Esta foto del folleto publicada por Matchroom muestra el anillo siendo desinfectado antes del evento principal, Canelo vs Yildirim en el Hard Rock Stadium en Miami Gardens, Florida, el 27 de febrero de 2021/Michelle FARSI / Matchroom Boxing/AFP

El ring estaba instalado en el centro de la cancha y las sillas preferenciales se hallaban separadas para mantener la distancia física. En las tribunas también las ubicaciones fueron esparcidas para evitar los grupos y la posibilidad de contagio.

Fue una noche muy mexicana, con mariachi en vivo, música de las bandas y grupos de dicho país, en consideración a la presencia del ídolo Canelo en la pelea estelar y a la de varios pugilistas de esa nación en la cartelera. Mucha gente de México llegó a la cita y también la prensa azteca desplazó un buen número de enviados especiales.

También hubo un toque colombiano con el reguetonero J Balvin, quien tuvo a cargo la introducción rítmica de Canelo al cuadrilátero.

En el 2011 se presentaron en este mismo escenario las Chivas de Guadalajara, la tierra de Canelo, contra el todopoderoso Barcelona que dirigía entonces Pep Guardiola. El estadio batió récord de asistencia con más de 70.000 aficionados, pero la mitad eran seguidores del Rebaño Sagrado, llegados de todos los rincones de México, Estados Unidos y Canadá.

Por eso, la noche del sábado tenía que haber fiebre boxística en Miami gracias al entusiasmo de los mexicanos.

Hearn confesó que estaba en duda entre organizar la pelea de Canelo contra Yildirim en Miami o Texas y al final se decantó por la Ciudad Mágica. Fue una decisión milagrosa, porque Texas sufrió uno de los golpes más duros de su historia con las brutales nevadas en días pasados.

LA CARTELERA A PUÑO LIMPIO

El puertorriqueño McWilliam Arroyo se consagró campeón interino de las 112 libras del CMB al vencer por KO técnico en el quinto asalto al mexicano Abraham Rodríguez.

Arroyo iba a pelear con el mexicano Julio César Martínez, campeón de la categoría, quien se lesionó en una práctica y Rodríguez tuvo que viajar de emergencia a Miami la noche del jueves pasado y al final pagó las consecuencias de ese enorme esfuerzo de aceptar una pelea a última hora.

Mientras, en pesos pesados, Zhilei Zhang (22-0-1, 17KOs) empató con Jerry Forrest (26-4-1, 20 Kos), Diego Pacheco (11, 8 KOs ) superó por puntos a Rodolfo Gómez Jr. (14-5-1, 10 Kos). Marc Castro (2, 2 KO) derrotó por KO en el segundo asalto a John Morala (1-3 ; 1KO), Alex Espino (7, 5 KOs) ganó por KOT a Ashton Sykes (5-4, 1 KO), Keyshawn Davis (1) venció por puntos a Lester Brown (4-3-3, 1 KO), Aaron Aponte (2, 1 KO) ganó por puntos a Harry Gigliotti (6-2, 3 KOs)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *