Comité de nutrición de CMB: Chía

Por el Dr. Phillip Goglia

Prensa/CMB/Jabeando/06-03-2021.- Las semillas de chía están llenas de vitaminas B y fibra. Se expanden en el estómago para que se sienta más lleno, mucho más tiempo. Para una textura menos crujiente, sumérjase en leche de almendras para crear un budín de desayuno gelatinoso.

Dato curioso: las semillas de chía comestibles que se venden en las tiendas son diferentes a las que se usan en las mascotas, es bueno saberlo ¿Verdad?

Ácidos grasos omega-3: Las semillas de chía son ricas en grasas poliinsaturadas, especialmente ácidos grasos omega-3. El perfil lipídico de la Chía está compuesto por un 60 por ciento de omega-3, lo que los convierte en una de las fuentes vegetales más ricas en estos ácidos grasos, específicamente de ácido alfa-linolénico o ALA. Los omega-3 en las semillas de chía pueden ayudar a reducir la inflamación, mejorar el rendimiento cognitivo y reducir el colesterol alto.

Fibra: La fibra se asocia con la reducción de la inflamación, la reducción del colesterol y la regulación de la función intestinal. Las semillas de chía son una excelente fuente de fibra, con la friolera de 10 gramos en solo 2 cucharadas. Eso es un tercio de la ingesta diaria recomendada de fibra por día.

Antioxidantes: Las semillas de chía son ricas en antioxidantes que ayudan a proteger el cuerpo de los radicales libres, el envejecimiento y el cáncer. El alto perfil antioxidante también les ayuda a tener una larga vida útil. Duran casi dos años sin refrigeración.

Minerales: Dos cucharadas de semillas de chia contienen 18 por ciento de la DRI para el calcio, 35 por ciento para el fósforo, 24 por ciento para el magnesio y aproximadamente 50 por ciento para el manganeso. Estos nutrientes lo ayudan a prevenir la hipertensión y mantener un peso saludable, y son importantes para el metabolismo energético y una parte de la síntesis de ADN.

Saciedad: La saciedad es la sensación de estar lleno y satisfecho, lo que ayuda a disminuir los antojos de alimentos entre comidas. La combinación de proteínas, fibra y la acción gelificante de las semillas de chia cuando se mezclan con líquidos contribuyen a sus efectos saciantes.

Sin gluten: Las semillas de chía no contienen gluten ni granos. Por lo tanto, todos los beneficios nutricionales de las semillas de chia se pueden obtener con una dieta sin gluten.

Sustituto de huevo: La capa exterior de las semillas de chía se hincha cuando se mezcla con líquidos para formar un gel. Esto se puede usar en lugar de los huevos para reducir el colesterol y aumentar el contenido de nutrientes de los alimentos y productos horneados. Para remplazar el huevo, mezcle 1 cucharada de semillas de chia con 3 cucharadas de agua y deje reposar durante 15 minutos.

Puede ser digerido entero: A diferencia de las semillas de lino, que también son altas en ácidos grasos omega-3, fibra y minerales, las semillas de chía no necesitan ser molidas para obtener sus beneficios de reemplazo de nutrientes o huevo.

Dislipidemia: Un estudio publicado en el “British Journal of Nutrition” mostró que las semillas de chía como fuente de grasa en la dieta pueden disminuir los niveles de triglicéridos y colesterol al tiempo que aumentan el HDL o el colesterol “bueno”. El estudio también encontró que, al sustituir las semillas de chía por otras fuentes de grasa, como el aceite de maíz, el ALA pudo prevenir los niveles altos de triglicéridos y reducir la obesidad central.

Regulación del azúcar en la sangre: Las semillas de chía pueden jugar un papel importante en la regulación de los niveles de insulina. Pueden reducir la resistencia a la insulina y disminuir niveles anormalmente altos de insulina en la sangre.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *