Panel histórico analiza Frazier vs. Ali en su 50 aniversario

Prensa/CMB/Jabeando/09-03-2021.- La neblina psicodélica de la era hippy ya se había secado sobre la vid, mientras el amargo tallo de la siniestra guerra de Vietnam rezumaba y se filtraba profundamente en la conciencia de los Estados Unidos, dividiendo a las familias de una nación y a toda su sociedad como nunca antes, durante la era moderna posterior a la Guerra Civil, cuando de repente, la Pelea del Siglo, golpeó a casa, deslumbrando y cautivando a un mundo radicalmente cambiante, allá atrás, hace medio siglo … hoy.

El panel que evaluó este momento conmovedor de la historia fue integrado por Bob Arum, Neil Leiffer, Jim Lampley, Jimmy Lennon Jr. y Mauricio Sulaimán. Aunque han pasado cinco décadas, este evento guarda vívidos y preciados recuerdos, lo que nos da las razones por las que sigue siendo el mayor espectáculo deportivo de todos los tiempos.

Jim era un estudiante de 21 años con conciencia social en la Universidad de Carolina del Norte en ese entonces, que trabajaba para graduarse y, como tal, no podía permitirse el lujo de ver la pelea en vivo. En los días que siguieron, esperaba contra toda esperanza que el resultado no fuera válido. Pero, por supuesto, sí fue así.

Neil, que era un año más joven, estaba en el meollo de la cuestión, apoyado en frente del ring, en el lado del ring de Joe, pero apoyando a Ali. Bob era un abogado delgado de 39 años de edad, que representaba a Ali, desde finales de la década de 1960, recordándonos que aunque Ali hizo su regreso en 1970, el mundo había perdido para siempre tres años y medio de su legendaria carrera. Richard Nixon estaba en su segundo mandato como presidente y en 1971 una proporción significativa de la población estadounidense se oponía a la guerra de Vietnam.

Jim estuvo de acuerdo, recordando que había una enorme línea divisoria filosófica. Ali fue el héroe de la infancia de Jim. Al crecer en una pequeña ciudad en el sur, su madre crió a Jim para que nunca tolerara el racismo de ninguna manera, por lo que la valentía de Ali en todos los campos significó: Él era mi todo. Volver y tener esta oportunidad fue un tremendo estímulo”.

Jim también dijo que la gente olvida lo prominente que era Joe Frazier en ese momento, pero al mismo tiempo lo mucho que aprendió de Ali, diciendo: Me enseñó mi posición en la guerra de Vietnam. Y con respecto a su pelea con Joe, me mostró que tú puedes perder y seguir teniendo el mismo cariño público. Fue realmente una gran pelea y hubo dos ganadores”.

Bob dice que la aguja se deslizó porque Ali llamó a Joe Tío Tom, que no era el caso. Fue una situación desafortunada que se quedó en la boca de Joe. Dejó un mal sabor de boca. Neil explicó que sólo se requería de una audiencia para que Ali jugara y bromeara ya que los dos hombres se llevaban bien. Los metió en un estudio para una sesión de fotos y cerró las puertas al escrutinio del mundo exterior y los dos estaban felizmente hablando de todo tipo de cosas, porque no había nadie más para “entretener”.

La amistad se extendió aún más. Bob revela que Joe prestó, pero de hecho le dio a Ali dinero para vivir durante los tiempos difíciles en los que su licencia fue suspendida, sufriendo los años de escasez del circuito universitario y las migajas de un anuncio de hamburguesas. Luego, con la intervención de Jimmy “The Greek”, una iniciativa para intentar llevar a cabo la pelea en Las Vegas. Bob se reunió con el gobernador de Nevada, Paul Laxalt, y se llegó a un acuerdo para que Joe y Ali obtuvieran trescientos mil dólares cada uno. Pero Howard Hughes, propietario de muchos de los casinos de Las Vegas, estaba en contra. Bob salvó el día y se sonroja al retirar diplomáticamente la licencia para la pelea allí. Finalmente, fue el Madison Square Garden y los peleadores se llevaron a casa cada uno una bolsa de dos millones y medio de dólares.

Hay pocos grandes momentos en una gran pelea. Neil, quien tomó una de las mejores fotos deportivas de todos los tiempos en la pelea de Ali VS Liston dos, con Ali mirando al derribado Liston, mientras  Larry Merchant abría la boca varias filas hacia atrás en la audiencia.

También se mostró una foto de Cleveland Williams desde una perspectiva aérea

Desde el Astrodome de Houston. Neil explica: Tuve suerte, pero, seguro que tienes que estar en el asiento correcto, ¡Pero también tienes que tener suerte!” Para Fight of the Century, Neil dice que las revistas como Sports Illustrated no han ganado a los fotógrafos, pero afortunadamente tuvieron la oportunidad de configurar el grupo de pargos y, como tal, obtuvieron dos asientos propios. Él mismo tuvo la suerte de cubrir treinta y cinco de las peleas de Muhammad Ali.

Jimmy Lennon Jr, que entonces tenía doce años, estaba en la escuela secundaria, absorbiendo toda la publicidad previa a la pelea, recuerda a Joe Frazier empapando su cabeza en sal de roca, mamá y papá con sus mejores ropas yendo al evento de circuito cerrado, mientras masticaba su cena de televisión.

Luego, los recuerdos personales de Muhammad Ali, que trascienden el boxeo y lo definen como un ser humano verdaderamente grandioso para todos los tiempos y todas las edades. Jim recuerda cómo Ali cuidó a su hija Brooke de ocho años, mientras él estaba realizando unos pendientes, y la foto de los tres en ese día mágico está en su escritorio aún hoy en día. Durante su discurso de graduación de la American School en Londres, Brooke mencionó todo esto. Mucho más conmovedor que citar a Frost o Browning.

Bob recordó que Ali y Herbert Muhammad asistieron a cenas kosher el viernes por la noche en su casa en Manhattan con su familia. Jimmy recordó una noche sofocante en Yakarta en Indonesia con Ali, sintiéndose aliviado al llegar por fin a un automóvil con aire acondicionado, solo para ver que la ventana del vehículo del gran hombre se bajaba para saludar  a sus legiones de fanáticos. Un ejemplo y una inspiración.

Neil recordó cuando llevó a Ali a un monumento a los caídos en Vietnam para fotografiarlo; sin embargo, muchas creían que era una mala idea, pero estando allá no recibió ni un comentario negativo. Bob estuvo de acuerdo diciendo que la gente se había dado cuenta instintivamente de que lo que Ali había dicho sobre la guerra era lo correcto.

Bob recordó que él y Ali fueron invitados a la casa del llamado hombre Pakastani más rico de Gran Bretaña solo para ser llevado a una parte pobre de Londres y una pequeña casa donde las personas presentes tenían que turnarse para comer en la mesa. Él mismo le había comentado a Ali, que estaba al piano, que los habían engañado. Pero Ali sonrió y le aseguró: “No hace daño ser amable”.

Muchas de las primeras películas de Charlie Chaplin, filmadas con nitrato, se han convertido en polvo y se han perdido para la posteridad para siempre. Con suerte, este y otros recuerdos de Ali, Joe y su Pelea del siglo no se limitarán a las bóvedas. Las generaciones más jóvenes pueden aprender, saborear y deleitarse con el conocimiento y el asombro de lo que las hizo tan grandiosas y de lo que todos nosotros, los viejos, seguimos recordando.

Una grandeza como esta llega … sólo una vez en la vida.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *