La boxeadora mexicana con mayores defensas exitosas

Por Yesica Palmetta

Prensa/AMB/Jabeando/18-03-2021.- En un primer acercamiento al intercambio de golpes, el aguijón de Avispa solo buscaba un modo de poder expresar un inmenso dolor guardado: así fue como las niñas de la escuela o el barrio probaron los puños de la entonces pequeña peleadora, la misma que luego decidiría entrar a un gimnasio en busca de afinar la puntería bajo el afán de vengar los moretones que la madre portaba.

Anabel “Avispa” Ortiz cuenta en diversas entrevistas cómo el infortunio de padecer violencia familiar en el hogar la llevó a dar los primeros pasos entre las cuerdas hasta llegar a convertirse en la campeona mínima de la Asociación Mundial de Boxeo desde aquel 2013 cuando venció a la emblemática Estuko Tada en Japón por primera vez.

En un paseo en bicicleta, Anabel vio en el sótano de una iglesia cómo practicaban boxeo y allí fue cuando decidió comenzar con la práctica formal de la disciplina. Motivada durante muchos años por el deseo de darle a su padre los golpes que le daba a su mamá, inició un camino deportivo que no imaginó que llegaría tan alto. Dentro del campo amateur completó un total de 200 peleas habiendo ganado el torneo nacional aficionado en el Comité Olímpico de México entre otros campeonatos.

En medio de la adolescencia, Anabel recibe a su primera hija y realiza una pausa en la carrera boxística que tiempo después retomó hasta cumplir los 19 años cuando concretó el debut profesional en la ciudad azteca de Toluca un 12 de enero de 2007.

Debido a la extensa trayectoria como amateur, la boxeadora nacida en Tepic enseguida tuvo la oportunidad de disputar un cinturón para la tercera presentación como rentada: ganó el título minimosca mexicano que se hallaba vacante al vencer de modo unánime a la compatriota Delia López. En su séptimo combate para el 2009, frente a Carina Moreno, se consagró como campeona mundial mínimo del CMB el cual retuvo hasta 2011 cuando viajó por segunda vez a Japón pero en esta oportunidad le tocó caer ante la local Naoko Fujioka.

El 24 de mayo de 2012 voló a tierras argentinas para disputar los cetros minimosca AMB y OMB que estaban en manos de la súper campeona de la división Yesica Bopp. Los tres reveses que posee fueron frente a luchadoras de alto nivel, los cuales le dejaron mucha experiencia, hasta que llegó el 2013 y pasó a ser dueña del campeonato absoluto de la AMB en las 105 libras.

Anabel Ortiz se convirtió en un ícono como la primera mexicana en realizar tantas defensas mundialistas. Sumado a su proeza, la historia que posee ha sido el impulso que la llevó a salir al frente: Anabel tuvo una segunda hija cuando se casó luego de consagrase campeona y, en aquella unión, la vida que siempre pone pruebas, le tocó transitar la misma situación de la cual quería sacar a su madre. Bajo el mandato de “uno se casa para toda la vida”, Anabel aguantó la violencia del marido hasta que gracias a la contención del equipo técnico en el gimnasio pudo tomar el coraje para tomar las riendas para cortar el karma haciéndose cargo de las dos hijas y solo poniendo por delante al boxeo.

Este 20 de marzo en Texas, Ortiz enfrentará un gran desafío frente a Seniesa Estrada en un combate que de seguro no permitirá pestañar.

2 comentarios sobre «La boxeadora mexicana con mayores defensas exitosas»

  1. Que lastima que otras mujeres que también aspiramos a ser grandes en este deporte, no se nos den oportunidades como esta.. pero sigo creyendo que el tiempo de Dios es perfecto.. y en su tiempo yo sabré esperar

  2. Una gran pelea de dos grandes luchadoras, estaré viéndola de principio a fin, de verdad tuve la oportunidad de enfrentarme en el ring con ambas y aunque no logré la Victoria en ese momento, me traje muchísimos aprendizajes, espero poder repetir esa oportunidad, me preparo grandemente para eso!!!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *